Actualizado: miércoles, 01 de abril de 2015

El Taco Truck: comida para llevar hecha con amor

Los camiones restaurante han tardado poco en convertirse en una presencia habitual en las calles de Estocolmo. Nikola Adamovic y Niklas Bolle de El Taco Truck se cuentan entre los pioneros, y la originalidad de su concepto y su empeño personal les ha servido para ganarse a una clientela en continuo aumento.

“La comida es lo más importante”, afirma Nikola. “La base es de nuestra cocina es la barbacoa y el Tex-mex, pero podríamos decir que es una fusión americana de la cocina de todas las culturas imaginables”. Lo importante es darle vidilla a la comida, que se pueda llevar y sea práctica y sencilla.

Tanto Nikola como Bolle se han curtido en el sector de la restauración de la capital sueca, además de haber vivido un tiempo en Estados Unidos, donde la cocina callejera mejicana forma parte de la vida cotidiana. Esos son los dos ingredientes principales de su éxito.

“Empezamos a pequeña escala”, comenta Bolle. “Teníamos una freidora reconvertida en parrilla y cocinábamos para fiestas privadas, bodas y despedidas de soltero. Cada vez nos llamaba más la atención la buena acogida que tenía nuestra comida, así que dimos el paso al cátering corporativo a mayor escala”.

Pronto se percataron de que estaban listos para dar el paso definitivo: tener su propio camión restaurante. Esto derivó en una odisea administrativa de una oficina a otra, sin que nadie se responsabilizara de expedirles un permiso.

“Así que nos dimos cuenta de que en realidad no estábamos incumpliendo ninguna regla establecida. Así que nos dijimos ‘Venga, manos a la obra’. Encontramos una vieja furgoneta de 1967 y la remodelamos completamente para usarla como cocina móvil. Eso fue hace cosa de cinco años”, recuerda Nikola.

Pioneros del "pulled pork"

Con esta iniciativa, Nikola y Bolle crearon el que posiblemente haya sido el primer camión restaurante de estilo norteamericano en territorio sueco. Al mismo tiempo, también pusieron de moda el "pulled pork" (o cerdo desmenuzado).

“Fue de lo más interesante. Pocas cosas en el mundo de la cocina rompen esquemas de esa manera”, afirma Nikola. “Son esas cosas las que te enseñan que siempre puedes salir con algo nuevo”. Quizás haya sido como lo que pasó con los tacos y la comida tailandesa: de repente aparece algo que resulta ser exactamente lo que todo el mundo estaba esperando.

Los camiones restaurante empezaron a recibir cobertura en los medios, y de la noche a la mañana todo el mundo quería comprar comida en las calles. Los políticos locales se percataron de que podían marcarse un tanto apoyando la iniciativa, así que el ayuntamiento de Estocolmo acabó finalmente por conceder licencias a 10 o 12 camiones restaurante.

En la actualidad, El Taco Truck cuenta con dos vehículos, uno grande y uno pequeño, y en breve tendrá listo un tercero. También disponen de un puesto de comida permanente en un centro comercial.

Estrategias para abrir todo el año

Ahora mismo nos encontramos en su cuartel general, El Taco Truck HQ, el restaurante que acaban de abrir en Estocolmo. Es la hora de la comida y, como hoy tienen una baja en la cocina, Bolle se levanta a cada rato de nuestra mesa para servir a los comensales.

El restaurante y la céntrica "taquería" —también de reciente apertura— son medios de mantener la actividad durante todo el año. A los clientes no les atrae demasiado la idea de comprar y comer comida en la calle en pleno invierno.

“Hemos refinado nuestra forma de preparar y servir comida de modo que los clientes se identifiquen con ella independientemente de si la compran en los camiones o en nuestros restaurantes”, afirma Nikola. “De hecho no hemos cambiado el menú desde que empezamos; la clave es que sean platos sencillos pero muy sabrosos. Y nadie se aburre de esta comida”.

El gran desafío para Bolle y Nikola es que lo hacen todo ellos mismos. Si bien es cierto que ahora tienen una veintena de empleados, siguen encargándose de comprar los ingredientes, cocinar, asegurarse de que todo marcha bien, salir a repartir con el camión y preparar los platos. A todo esto podemos añadir llevar la contabilidad, las reparaciones de los vehículos y labores de conserje.

Nikola señala los azulejos de la pared en una habitación contigua, puestos por él mismo. “Un día eres cocinero, otro día eres albañil, y el próximo, quién sabe... Hoy empezamos a las 7 de la mañana, repartiendo folletos en el metro”.

“A diferencia de muchos otros, no estamos respaldados por grandes inversores”, comenta Bolle. Esto nos da total libertad para actuar, pero con veinte trabajadores a tu cargo también supone una gran responsabilidad. Eso sí, no nos falta ambición y tenemos claro que queremos dejar huella”, concluye.

Artículos relacionados

  • Tough Viking

    ¿Preparado para el desafío más duro del año?

    Actualizado: sábado, 01 de agosto de 2015

Noticias McCulloch

Bienvenidos a la Sala de prensa de McCulloch. Aquí puede encontrar noticias e informaciones sobre nuestros productos, consejos útiles para su jardín -y más. ¡Disfrútalo!

Ver artículos entre

Etiquetas

Vídeos de apoyo

Ver todos los videos de apoyo